¿Qué hacer cuando aparecen goteras?

Reparar goteras es un asunto de máxima prioridad para el mantenimiento de las viviendas.

En la mayoría de ocasiones, la presencia de goteras puede detonar la aparición de moho, lo que constituye un importante peligro para la salud.

Reparando gotera

El primer paso para reparar una gotera es localizar el lugar exacto del origen de la misma, que será en la mayoría de las ocasiones, el lado opuesto a la zona visible desde dentro de la vivienda, es decir, la parte exterior del tejado.

Uno de los métodos más simple consiste en observar la parte inferior del techo (por el interior de la vivienda) en un momento en que haya empezado a llover. En su defecto, es posible simular el efecto de la lluvia echando agua sobre el tejado con una manguera u otro medio similar. Si se apunta hacia el techo un haz de luz potente (como el de una linterna), se percibirá el brillo de las primeras gotas de agua.

Al eliminar goteras, a parte del saneamiento estético, estamos contribuyendo a impermeabilizar la vivienda, lo que nos supondrá un mayor aislamiento térmico, y en consecuencia, un ahorro energético.

Tejado reparado

Si observamos agua en el interior, se debe proceder a la impermeabilización, puesto que, o no dispone de ella, o está en mal estado, ya que está entrando agua al interior de la vivienda.

Para proceder a la impermeabilización, habrá que seguir los siguientes pasos:

1.- Limpiar el tejado.

2.- Impermeabilizar y aislar. Una vez que la gotera está reparada, es aconsejable proceder a impermeabilizar toda o mayor parte de la cubierta, con el fin de evitar filtraciones futuras.

Cabe destacar que al reparar una gotera, estamos realizando una prevención activa respecto a posibles cortocircuitos y daños hacia aparatos eléctricos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *